Impuesto extraordinario a las energéticas: ¿qué es y cómo afecta a los consumidores?

El Gobierno ha anunciado que se replantea el impuesto extraordinario a las energéticas, una medida que se aprobó en octubre de 2023 para frenar la escalada de los precios de la luz y el gas, que habían alcanzado máximos históricos. Este impuesto supone una reducción del 7% de los ingresos de las empresas eléctricas y del 15% de los ingresos de las empresas gasistas, que se calculan en función de los precios medios del mercado mayorista. El objetivo de esta medida es que las compañías trasladen esta rebaja a los consumidores finales, aliviando así su factura energética.

¿Qué es el impuesto a las energéticas y cómo afecta a los consumidores?

El pasado 30 de septiembre, el Gobierno aprobó un real decreto-ley que establece un nuevo impuesto a las empresas eléctricas y gasistas, con el objetivo de reducir el precio de la luz y aliviar la factura de los consumidores. Este impuesto, que entrará en vigor el 1 de noviembre, se aplicará sobre los beneficios extraordinarios que obtienen las compañías por la subida del precio del gas en los mercados internacionales.