¿Qué ventajas tiene la mediación como método alternativo de resolución de conflictos?

Tabla de contenidos

Introducción

La mediación es un método alternativo de resolución de conflictos que consiste en la intervención de una tercera persona imparcial y profesional, el mediador, que ayuda a las partes en conflicto a comunicarse, negociar y alcanzar un acuerdo voluntario y satisfactorio para ambas. La mediación se puede aplicar a diversos ámbitos, como el familiar, el civil, el mercantil, el laboral o el penal.

La mediación presenta una serie de ventajas frente a otros métodos de resolución de conflictos, como la vía judicial o el arbitraje. Algunas de estas ventajas son las siguientes:

  • La rapidez y la eficacia. La mediación permite resolver los conflictos en un plazo breve, que suele oscilar entre unas semanas y unos meses, dependiendo de la complejidad del caso y de la voluntad de las partes. Esto supone un ahorro de tiempo y de recursos frente a los largos y costosos procesos judiciales o arbitrales.
  • La flexibilidad y la creatividad. La mediación se adapta a las necesidades y circunstancias de cada caso, sin estar sujeta a formalismos ni a normas estrictas. Esto permite que las partes puedan diseñar soluciones personalizadas y creativas que atiendan a sus intereses y expectativas, sin limitarse a lo que establece la ley o el contrato.
  • La confidencialidad y la privacidad. La mediación se desarrolla en un ámbito confidencial y privado, sin publicidad ni publicación de los acuerdos alcanzados. Esto protege la intimidad y la reputación de las partes, así como la información sensible o estratégica que pueda revelarse durante el proceso.
  • La participación y la autonomía. La mediación respeta la participación activa y voluntaria de las partes, que son las protagonistas y responsables del proceso y del resultado. El mediador no impone ni decide nada, sino que facilita el diálogo y el consenso entre las partes, que son las que tienen el poder de decidir si aceptan o no el acuerdo propuesto.
  • La satisfacción y la durabilidad. La mediación fomenta la satisfacción de las partes, que se sienten escuchadas, comprendidas y respetadas por el mediador y por la otra parte. Además, al ser un acuerdo fruto del entendimiento mutuo, tiene más posibilidades de ser cumplido y de perdurar en el tiempo, evitando así futuros conflictos o reclamaciones.

 

¿Qué requisitos se deben cumplir para acceder a la mediación?

Para acceder a la mediación se deben cumplir una serie de requisitos, tanto subjetivos como objetivos. Los requisitos subjetivos se refieren a las características personales o jurídicas de las partes, mientras que los requisitos objetivos se refieren al objeto o materia del conflicto.

Los requisitos subjetivos son los siguientes:

  • La capacidad jurídica. Las partes deben tener capacidad jurídica para obrar, es decir, para ejercer sus derechos y obligaciones por sí mismas o por medio de sus representantes legales o voluntarios.
  • La legitimación. Las partes deben tener legitimación para intervenir en el conflicto, es decir, para reclamar o defender sus intereses legítimos frente a la otra parte.
  • La voluntariedad. Las partes deben acceder libremente a la mediación, sin coacción ni presión externa, y pueden abandonarla en cualquier momento si no están satisfechas con el proceso o con el resultado.

Los requisitos objetivos son los siguientes:

  • La disponibilidad. El objeto o materia del conflicto debe ser disponible para las partes, es decir, debe tratarse de derechos u obligaciones que puedan ser objeto de transacción o renuncia por parte de las partes.
  • La legalidad. El objeto o materia del conflicto debe ser legal, es decir, debe ajustarse al ordenamiento jurídico vigente y no contravenir los principios o valores constitucionales.
  • La oportunidad. El objeto o materia del conflicto debe ser oportuno, es decir, debe existir una causa o motivo que justifique la necesidad o conveniencia de recurrir a la mediación.

 

¿Qué pasos se deben seguir para iniciar una mediación?

Para iniciar una mediación se deben seguir una serie de pasos, que pueden variar según el ámbito, el tipo o el modelo de mediación. Sin embargo, se pueden identificar unas fases comunes que son las siguientes:

  • La solicitud. Una de las partes o ambas pueden solicitar la mediación a través de un formulario o una instancia dirigida al servicio o al centro de mediación que elijan. En la solicitud se deben indicar los datos personales y de contacto de las partes, el objeto o materia del conflicto y el interés o la propuesta de solución.
  • La aceptación. El servicio o el centro de mediación debe aceptar la solicitud y designar a un mediador que se encargue del caso. El mediador debe contactar con las partes para informarles sobre el proceso y las condiciones de la mediación, así como para concertar una primera sesión.
  • La sesión informativa. El mediador debe reunirse con las partes, de forma conjunta o separada, para explicarles el funcionamiento y las reglas de la mediación, así como para recabar su consentimiento y su compromiso para participar en el proceso. En esta sesión se debe firmar un documento de inicio de la mediación, en el que se establecen los aspectos formales y económicos del proceso.
  • Las sesiones de trabajo. El mediador debe facilitar el diálogo y la negociación entre las partes, mediante técnicas de comunicación, escucha activa, reformulación, preguntas abiertas, etc. El mediador debe ayudar a las partes a identificar sus intereses y necesidades, a generar opciones y alternativas de solución y a evaluar sus ventajas e inconvenientes.
  • La sesión final. El mediador debe verificar si las partes han llegado o no a un acuerdo sobre todo o parte del conflicto. Si hay acuerdo, el mediador debe redactar un documento en el que se recojan los términos y las condiciones del mismo, y que debe ser firmado por las partes y por el mediador. Si no hay acuerdo, el mediador debe dar por finalizado el proceso y emitir un certificado en el que conste el resultado de la mediación.

 

¿Qué valoración se puede hacer de la mediación?

La mediación es un método alternativo de resolución de conflictos que ofrece numerosas ventajas frente a otros métodos más tradicionales, como la vía judicial o el arbitraje. La mediación permite resolver los conflictos de forma rápida, eficaz, flexible, creativa, confidencial, participativa, autónoma, satisfactoria y duradera.

Sin embargo, la mediación también presenta algunos inconvenientes o limitaciones que deben tenerse en cuenta. Algunos de estos inconvenientes son los siguientes:

  • La voluntariedad y la falta de coerción. La mediación depende de la voluntad y la colaboración de las partes, que pueden abandonar el proceso en cualquier momento o rechazar el acuerdo propuesto. Además, el acuerdo alcanzado en la mediación no tiene fuerza ejecutiva ni valor de cosa juzgada, por lo que puede ser incumplido o impugnado por alguna de las partes.
  • La falta de garantías jurídicas y técnicas. La mediación no cuenta con las mismas garantías jurídicas y técnicas que otros métodos de resolución de conflictos, como la asistencia letrada, la prueba pericial, la intervención judicial o la revisión por instancias superiores. Esto puede suponer un riesgo para las partes si no conocen sus derechos u obligaciones o si no cuentan con un asesoramiento adecuado.
  • La escasa regulación y profesionalización. La mediación no dispone de una regulación homogénea ni suficiente en todos los ámbitos y materias en los que se puede aplicar. Además, no existe una formación específica ni unos requisitos mínimos para ejercer como mediador profesional. Esto puede afectar a la calidad y a la eficacia del servicio prestado por los mediadores.

 

En definitiva, la mediación es un método alternativo de resolución de conflictos que tiene un gran potencial para mejorar la convivencia social y prevenir o solucionar los problemas que surgen entre las personas. 

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Alex Rodriguez

Alex Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Otras Publicaciones

La reforma judicial en Israel: ¿un ataque a la democracia o una defensa del Estado de derecho?

El pasado 4 de enero, el Tribunal Supremo de Israel anuló una ley aprobada por el Parlamento (Knesset) que pretendía limitar el poder de los jueces para revisar las decisiones legislativas. La ley, conocida como la “cláusula de anulación”, permitía al Parlamento revalidar una ley declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo con una mayoría de 61 de los 120 diputados. La ley fue impulsada por el primer ministro Benjamin Netanyahu y sus aliados, que acusan al Tribunal Supremo de interferir en la voluntad popular y de socavar la soberanía del Parlamento.

¿Qué es la hiperinflación y cómo afecta a la economía?

La hiperinflación es un fenómeno extremo de inflación, en el que los precios aumentan de forma descontrolada y acelerada, llegando a alcanzar tasas de varios dígitos por mes o incluso por día. La hiperinflación suele estar asociada a situaciones de crisis económica, política y social, en las que se produce una pérdida de confianza en la moneda nacional y en las instituciones que la respaldan.

Los fugitivos más buscados por la justicia en España

¿Sabes quiénes son los criminales más buscados por la justicia en España? ¿Qué delitos han cometido y por qué se han fugado? ¿Cómo puedes colaborar con las autoridades para localizarlos? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre los fugitivos más buscados en nuestro país.

La crisis de Evergrande: ¿Qué está pasando y cómo afecta a la economía mundial?

El gigante inmobiliario chino Evergrande se encuentra al borde de la quiebra, lo que ha desatado el pánico en los mercados financieros y ha puesto en riesgo la estabilidad económica de China y del resto del mundo. ¿Qué está pasando y cómo afecta a la economía mundial? En este artículo, te explicamos las claves de esta crisis y sus posibles consecuencias.