¿Qué está pasando con el petróleo?

Tabla de contenidos

Introducción

El barril de Brent, la referencia europea, superó los 85 dólares a finales de octubre, mientras que el de West Texas, la referencia estadounidense, rozó los 85 dólares a principios de noviembre. Estos precios suponen un incremento de más del 60% desde principios de año y de más del 200% desde los mínimos registrados en abril de 2020, cuando el petróleo llegó a cotizar en negativo por el desplome de la demanda causado por la pandemia.

¿Qué factores explican esta escalada del oro negro? ¿Qué consecuencias tiene para la economía mundial y para los consumidores? ¿Qué medidas están tomando los gobiernos y los productores para frenarla? En este artículo intentaremos responder a estas preguntas y analizar las perspectivas futuras del mercado petrolero.

 

La OPEP y sus aliados mantienen el control de la oferta

Uno de los principales responsables del alza del petróleo es la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que junto con otros importantes productores como Rusia, México o Kazajistán, forma parte de la llamada OPEP+, que controla cerca del 40% de la producción mundial de crudo.

Desde abril de 2020, este grupo ha acordado recortar su oferta en unos 10 millones de barriles diarios (mbd) para estabilizar el mercado y evitar un exceso de oferta que hundiera los precios. A partir de mayo de 2021, la OPEP+ empezó a relajar gradualmente estos recortes, aumentando su producción en 400.000 barriles diarios cada mes hasta recuperar los niveles previos a la pandemia.

Sin embargo, este ritmo de incremento ha resultado insuficiente para satisfacer la recuperación de la demanda mundial, que según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) crecerá en 5,9 mbd este año y en otros 3,2 mbd el próximo, impulsada por la vacunación masiva y el levantamiento de las restricciones sanitarias en las principales economías.

Estados Unidos ha presionado en varias ocasiones a la OPEP+ para que acelere el aumento de su producción y así aliviar la tensión sobre los precios, pero los países productores han optado por mantener su estrategia cautelosa y prudente, argumentando que todavía hay incertidumbres sobre la evolución de la pandemia y sus efectos sobre el consumo energético.

 

Estados Unidos recurre a sus reservas estratégicas

Ante la falta de respuesta de la OPEP+, el gobierno de Estados Unidos ha decidido tomar una medida inédita: liberar 50 millones de barriles de petróleo de sus reservas estratégicas (SPR, por sus siglas en inglés) para aumentar la oferta en el mercado y reducir el precio de la gasolina, que está afectando al bolsillo de los ciudadanos.

Las reservas estratégicas son unos depósitos subterráneos donde se almacena petróleo para hacer frente a posibles emergencias o interrupciones en el suministro. Estados Unidos tiene la mayor reserva del mundo, con unos 620 millones de barriles almacenados en cuatro cavernas salinas que se extienden desde Luisiana hasta Texas.

La liberación anunciada por el presidente Joe Biden es la mayor de la historia por parte de Estados Unidos. En 2011, durante la guerra civil en Libia, Estados Unidos liberó 30 millones de barriles, en una acción coordinada con otros países que sumaron otros 30 millones. En esta ocasión, Estados Unidos también ha contado con el apoyo de otras grandes economías como China, Japón, Reino Unido, India y Corea del Sur, que también han anunciado que liberarán parte de sus reservas estratégicas.

La medida ha tenido un efecto inmediato sobre el precio del petróleo, que cayó más del 5% tras el anuncio. Sin embargo, algunos analistas dudan de su eficacia a medio y largo plazo, ya que la cantidad liberada representa apenas el 0,5% de la demanda mundial anual y no resuelve el problema de fondo, que es el desequilibrio entre la oferta y la demanda.

 

Las perspectivas futuras del mercado petrolero

¿Qué podemos esperar del mercado petrolero en los próximos meses? La respuesta dependerá en gran medida de la evolución de la pandemia y de las decisiones que tomen los principales actores involucrados.

Por un lado, la demanda mundial de petróleo seguirá recuperándose a medida que avance la vacunación y se reanuden las actividades económicas y sociales, especialmente en los sectores más dependientes del transporte, como el turismo o la aviación. Sin embargo, también habrá que tener en cuenta los posibles efectos negativos de nuevas variantes del virus, como la recientemente detectada en Sudáfrica, que podría provocar nuevas olas de contagios y restricciones.

Por otro lado, la oferta mundial de petróleo dependerá de la capacidad de respuesta de los productores, tanto de la OPEP+ como de los no pertenecientes al grupo. La OPEP+ tiene previsto reunirse el próximo 2 de diciembre para revisar su política de producción y decidir si mantiene, acelera o reduce el ritmo de aumento previsto. Los países productores tendrán que sopesar los beneficios de unos precios altos para sus ingresos fiscales con los riesgos de perder cuota de mercado o provocar una desaceleración económica global.

Los productores no pertenecientes a la OPEP+, como Estados Unidos, Canadá o Brasil, también podrían aumentar su producción si los precios se mantienen elevados, aprovechando las ventajas competitivas que les ofrece el desarrollo de las técnicas de fracturación hidráulica (fracking) o la explotación de las arenas bituminosas. Sin embargo, estos productores también se enfrentan a limitaciones logísticas, regulatorias y ambientales que podrían frenar su expansión.

En definitiva, el mercado petrolero se encuentra en un momento de incertidumbre y volatilidad, donde cualquier cambio en las condiciones puede alterar el equilibrio entre la oferta y la demanda. Los consumidores tendrán que estar preparados para afrontar posibles subidas o bajadas en el precio del combustible, mientras que los gobiernos tendrán que buscar soluciones para mitigar el impacto sobre la inflación, el crecimiento y el medio ambiente.

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Alex Rodriguez

Alex Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Otras Publicaciones

La reforma judicial en Israel: ¿un ataque a la democracia o una defensa del Estado de derecho?

El pasado 4 de enero, el Tribunal Supremo de Israel anuló una ley aprobada por el Parlamento (Knesset) que pretendía limitar el poder de los jueces para revisar las decisiones legislativas. La ley, conocida como la “cláusula de anulación”, permitía al Parlamento revalidar una ley declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo con una mayoría de 61 de los 120 diputados. La ley fue impulsada por el primer ministro Benjamin Netanyahu y sus aliados, que acusan al Tribunal Supremo de interferir en la voluntad popular y de socavar la soberanía del Parlamento.

¿Qué es la hiperinflación y cómo afecta a la economía?

La hiperinflación es un fenómeno extremo de inflación, en el que los precios aumentan de forma descontrolada y acelerada, llegando a alcanzar tasas de varios dígitos por mes o incluso por día. La hiperinflación suele estar asociada a situaciones de crisis económica, política y social, en las que se produce una pérdida de confianza en la moneda nacional y en las instituciones que la respaldan.

Los fugitivos más buscados por la justicia en España

¿Sabes quiénes son los criminales más buscados por la justicia en España? ¿Qué delitos han cometido y por qué se han fugado? ¿Cómo puedes colaborar con las autoridades para localizarlos? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre los fugitivos más buscados en nuestro país.

La crisis de Evergrande: ¿Qué está pasando y cómo afecta a la economía mundial?

El gigante inmobiliario chino Evergrande se encuentra al borde de la quiebra, lo que ha desatado el pánico en los mercados financieros y ha puesto en riesgo la estabilidad económica de China y del resto del mundo. ¿Qué está pasando y cómo afecta a la economía mundial? En este artículo, te explicamos las claves de esta crisis y sus posibles consecuencias.